Chuletón de ternera de EntreCarne

Te contamos los consejos para preparar un buen chuletón, un lomo bajo, un lomo alto o un jugoso medallón de ternera, a la brasa, a la parrilla o a la brasa. Te contamos los trucos para elaborar un chuletón en su punto justo de cocción, cuándo ponerle la sal y la mejor forma de emplatarlo.

Paso 1. Calidad de la carne

¿Has decido preparar un buen plato de carne en casa?  Lo primero que debes hacer es elegir una buena pieza que garantice la máxima calidad del producto. Para ello, te aconsejamos que elijas una de nuestras piezas de EntreCarne, con una excelente infiltración y una maduración óptima en el momento del despiece y envasado.

Paso 2. Atemperar las piezas antes de consumirlas

Si la pieza está congelada, debemos realizar la descongelación en el frigorífico (nunca a temperatura ambiente) hasta que la tengamos a una temperatura de entre 2 y 4º.

Una vez fresca, la sacaremos del envase aproximadamente dos horas antes de cocinarla y dejarla a temperatura ambiente, así conseguiremos que el interior de la pieza pierda temperatura. A la hora de cocinarla, quedará jugosa, no se pasará de cocción y disfrutaremos de todo el sabor.

Consejo: No poner en la plancha o brasas una carne recién sacada de la nevera.

Paso 3. ¿Plancha o parrilla?

Si lo hacemos a la plancha, debe estar muy caliente para sellarla por fuera y que el interior quede en su punto justo (el punto perfecto del interior lo conseguiremos si hemos atemperado correctamente la pieza).

Si lo hacemos a la parrilla, colocaremos inicialmente a una altura media-alta para que pierda todo el frío que pueda conservar y después bajaremos cerca de las brasas para terminar de dorar la pieza y tenga ese toque crujiente tan exquisito.

Consejo: No es aconsejable usar la plancha eléctrica (tipo Princess) si ésta no tiene bastante potencia.

Paso 4.  ¿Aceite o grasa?

Indiscutiblemente lo ideal es usar la propia grasa de la pieza. La colocaremos por el canto de la zona de grasa exterior, de esta forma conseguiremos la grasa necesaria y un punto dorado que se asemeja al chicharrón en aspecto y sabor.

Paso 5. Sal ¿Antes o después?

 Aunque hay multitud de opiniones y especulaciones en este punto, desde EntreCarne te aconsejamos poner la sal una vez marcada la carne. De esta manera evitamos la deshidratación y conservará toda su jugosidad.

Consejo: usa sal en escama o sal gruesa, la carne una vez sellada tomará la que necesite.

Paso 6. Punto de cocción

Poco hecha: la carne debe estar poco tiempo por cada lado con un fuego fuerte. Si te has decidido por la plancha, con 2 minutos por cada lado es suficiente. Debemos tener en cuenta el grosor de la pieza y la potencia que tenga nuestra plancha.

Al punto: temperatura media-alta, el mismo tiempo por cada lado.

Muy hecha: si hay comensales que prefieren la carne muy hecha, desde EntreCarne recomendamos hacer la pieza poco hecha, colocar el plato caliente en la mesa para darle el punto deseado de cada persona y no quitarle jugosidad y sabor al pasarla por la plancha.

Consejo: con la plancha resulta más fácil conseguir el punto deseado ya que con las brasas es más complicado controlar la temperatura.

Paso 7.  Dale unos minutos de reposo

Déjala reposar 2 o 3 minutos después de sacarla de la plancha o de la parrilla.

Paso 8. Emplatado perfecto

Cortaremos en tiras finitas (tipo tataki)  y acompañaremos de verduras verdes (pimientos de Padrón, pimientos cornicabra de Sanlúcar, tirabeque..) o con una deliciosa ensalada de lechugas y hojas verdes